Universos alados

El ángel batió sus alas

y  acalló el suspiro

de una libélula

que, confundida,

intentaba seducirlo.

Véte pequeña, no soy

de los tuyos!

susurró, angelicalmente.

Pero la libélula nunca

se rindió.

Y quedó dormida

por una eternidad,

en el hombro de su

enamorado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s