Cuaderno en blanco

Ni subido a una escalera conseguiría besarte, pensé. Tus manos se acercaron a las mías y, aunque me buscaste la mirada mientras señalabas algo en el cuaderno, sólo atiné a esconderme detrás de un gesto serio, como concentrado. De ser el mundo una fábula de fantasía, o el más abominable de los cuentos de terror, ni lo hubiera percibido. El entorno era una postal que se reducía ante esos detalles. Ese no se qué de tu voz y el dulzor de aquel perfume. Lo esencial, aun no estaba escrito en ningún cuaderno. Tal vez, imaginé, cuando sea más grande y ya no seas mi maestra, vendré a buscarte. Tú seguramente sonreirás.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s